Liniers: la inflación complica la recuperación de los precios reales

La semana pasada se registraron bajas nominales en todas las categorías. En ese marco, el valor del novillo ajustado por inflación continúa por debajo del promedio del último año pero el de julio se sostuvo por encima de la media de 2017.

La semana terminada el 28 de julio dejó bajas para las principales categorías comercializadas en el Mercado de Liniers. Los novillos, retrocedieron tras el aumento en el ciclo previo, mientras que novillitos, terneros gordos y vacas descendieron por segunda semana consecutiva.

En la última semana, las caídas fueron de 1% para novillitos, 2% para novillos y terneros y de 3% para vacas.

La oferta sumó casi 24 mil cabezas, en línea con el promedio de las últimas 52 semanas.

Desde el último pico nominal de precios, a mediados de abril, los machos y livianos han venido oscilando alrededor de $ 30 para novillos, $ 33 para novillitos y $ 35 para terneros. Los valores actuales son $ 0,50 superiores a tales promedios para novillos y novillitos y $ 1 inferior para el caso de terneros gordos.

Por su parte, las vacas habían registrado una baja más pronunciada, de la que se recuperaron en el último mes y medio. Así, el precio actual es de $ 2 superior al promedio de los últimos tres meses y medio.

En la comparación con los valores de 30, 60 y 90 días antes, los cambios son pequeños y mayormente negativos, dependiendo del azar de cómo tocó cada una de esas semanas en cada categoría. Pero tal como quedó dicho arriba, el rango de precios se mostró bastante acotado.

Valores reales

El precio del novillo ajustado por inflación no logra atravesar la trayectoria del promedio móvil de 52 semanas, en especial debido al aumento de la inflación. Tras mayo y junio, que mostraron aumentos generales de precios de 1,3-1,5%, en julio se estima una tasa de inflación superior al 2%.

Esta mayor inflación nos hizo recalcular las estimaciones de precios reales, y vimos que el precio de hace dos semanas no logró superar esa variable, lo contrario de lo que afirmamos en ese momento, tal como se aprecia en el gráfico.

Es posible que tras el aumento en julio de ciertas tarifas y algunos precios estacionales -como los vinculados a las vacaciones de invierno- la inflación vuelva a una senda de menores aumentos, permitiendo al precio real de la hacienda la búsqueda de una recuperación más nítida.

El precio real promedio del novillo para todo julio terminó 0,5% más alto que el de junio pero 11% por debajo del de hace un año. A su vez, resulta 2% superior al promedio de lo que lleva en estos siete meses del año. Así, se ubica casi en el punto medio entre el máximo del último ciclo (noviembre de 2010) y el mínimo (noviembre de 2008).